jueves, septiembre 28, 2006


Valores humanos

Hoy he leído en la prensa que según un estudio basado en encuestas de ámbito nacional entre docentes de la enseñanza pública (el 69 por ciento de Secundaria) recogidas por el sindicato CSI-CSIF en la segunda quincena de junio de 2006, el 15% de los profesores de Secundaria asegura haber sido agredido físicamente alguna vez, y el 73% verbalmente, mientras que el 13% reconoce sentir miedo a entrar en clase. Según el estudio, las agresiones y faltas de respeto son en términos generales obra de alumnos en el aula, y estos comportamientos han tenido consecuencias médicas para el 19 por ciento de los docentes (más de tipo físico que psíquico): 5 por ciento de bajas en Primaria y 25 por ciento en Secundaria.
Ayer asistí a una reunión general del colegio donde estudian mis hijos y en ella también salió el tema de la violencia en las aulas, un problema que parece generalizado en toda la comunidad educativa.
Los valores humanos parece que están olvidándose en el seno de las familias, no hay tiempo para enseñarlos en esta sociedad consumista y estresada que prefiere ver los programas "basura" de la televisión y dejar a sus hijos que aprendan por otros medios ajenos lo que necesitan para vivir en la sociedad actual, y con ello llega el despotismo, el egoísmo, la violencia...
En la época en la que yo estudiaba en el colegio por supuesto que no todo era maravilloso y que existían las injusticias, los insultos, los tratos vejatorios..., pero no tiene comparación porque eran casos aislados. Hoy en día parece por las estadísticas que se produce de manera generalizada. No solo es importante controlar el calentamiento global y la degradación de nuestro planeta, debemos también inculcar y propiciar intensamente los valores humanos en las familias, en los colegios, en los centros de trabajo... si queremos que el ser humano no desaparezca como tal.
No está de más leer y practicar el contenido de la Declaración Universal de los Derechos humanos. Es un punto de partida.

2 comentarios:

Berberecho-04 dijo...

Estoy de acuerdo, pero yo creo que los maestros españoles han sido, como diría, desautorizados ante los alumnos. Escuchaba precisamente la semana pasada en la radio a una maestra nacional que comentaba los porcentajes que colocas en tu artículo. Decía que les habían quitado la "auctoritas". Se quejaba,por ejemplo, del hecho que les hubiesen retirado las tarimas como para que alumnos y profesores estuviesen al mismo "nivel".
La profesión de maestro requiere vocación y compromiso, pues están encargados de una complicadísima tarea: ¡¡educar!!. Al desautorizarlos antes los alumnos y al impedirles imponer disciplina en las aulas, los maestros se sienten indefensos. No pueden expulsar alumnos de clase, no importa si están molestando a los demás e impiden el normal desarrollo de la lección. Ni que decir tiene que este hecho, junto con las amenazas verbales y físicas de ls que son objeto los maestros, han dado como resultado que se hayan convertido en funcionario: imparte la clase y el que atienda bien y el que no, les da igual. Si alguien molesta, pues que los demás se aguanten, porque al final, entre que te rayen el coche o te peguen una piña y preocuparte porque tus alumnos se educan correctamente, prefieres a tu coche.

marialob dijo...

Si, es triste, pero no podemos permitirlo, si el sistema no funciona bien creo que la sociedad debe hacer lo posible por cambiarlo porque de ello, de la educación adecuada, depende nuestro futuro como especie, en mi opinión.