sábado, julio 07, 2007

Las emociones y el trabajo


Después de las elecciones se presentan épocas de cambios en las distintas administraciones públicas. Para los que trabajamos al servicio de la ciudadanía en estas instituciones vemos desde nuestros puestos mucho movimiento... Veremos nuevas caras al frente de puestos políticos y de confianza, también seguirán "dirigiendo" algunos y algunas... Tendremos de volver a adaptarnos a nuevas formas de dirección -que no significa "mejores", por desgracia-; tendremos que ser de nuevo asertivos y asertivas; tendremos que confiar en que vienen profesionales y con carisma; en fin... para no divagar demasiado me centro en el tema, dos consejos útiles para manejar nuestras emociones en el trabajo, que he leído en Hombres siuxi.com:


1) Mantengamos siempre una actitud positiva.

La gente positiva suele obtener mejores resultados en el lugar de trabajo, y no es simplemente porque caigan mejor que los pesimistas. La gente positiva procesa cognitivamente de manera más eficiente y más apropiada. Si estás de mal humor, gran parte del esfuerzo realizado se desperdicia en tu estado de ánimo. Si estás de buen humor, estás más abierto o abierta a asimilar información y gestionarla de manera efectiva. Podemos adoptar medidas para evitar ser contagiados por un humor negativo. Antes de acudir a una reunión, podemos trabajarnos el no sentirnos molestos o molestas por las intervenciones de esa persona que siempre critica las ideas de los demás. Podemos reducir el contagio a los demás no permitiendo que esa persona se convierta en el centro de atención de la reunión.

2) Evitemos utilizar el correo electrónico si consideramos que lo que pretendemos comunicar a nuestro interlocutor o interlocutora es lo suficientemente importante como para que el contexto emocional sea relevante, porque aunque la gente suele tener una confianza excesiva en su capacidad para trasmitir determinado estado de ánimo a través de un correo electrónico, en particular cuando están intentando ser graciosos o sarcásticos, no es lo mismo que hablar "cara a cara".



Me encantaría conocer vuestras experiencias al respecto.

7 comentarios:

josemanuel dijo...

Una forma muy efectiva de mantener una actitud mental positiva en el trabajo es dedicarte a trabajar en lo que te gusta. Esto que parece una obviedad es en realidad una ley universal a la que no damos la importancia que merece. En demasiadas ocasiones se cambian los parámetros de "hacer lo que me gusta" por otros parámetros diferentes y los resultados pueden llegar a ser catastróficos. He pasado por ambas situaciones y cuando he conseguido hacer lo que me gusta es cuando me he visto más recompensado en todos los aspectos. Sí, ya lo sé, no todo el mundo puede elegir. Pero ese no fué mi caso.

marialob dijo...

Si tienes razón José Manuel, somos afortunados quienes disfrutamos haciendo el trabajo que a su vez nos da de comer.
Gracias por tu comentario.

Filterarrow dijo...

Yo creo que es totalmente cierto. Mantener una actitud positiva casi constante a lo largo de cada día, es la única manera de sobrevivir, dentro de nuestro entorno laboral.

También coincido plenamente en tu comentario respecto de ciertas informaciones remitidas a través de correos electrónicos. Muchas veces olvidamos que tanto el sarcasmo como la ironía o los estados de ánimo, son aspectos difícilmente transmitibles a través de la palabra escrita y este hecho puede conducir a equívocos entre los interlocutores, -que no olvidemos- ¡no se están viendo cara a cara!

(Ironic Mode On)
De todas formas la positividad en el trabajo puede sustituirse -en caso de emergencia- por grasa de barco, que untada concienzuda y generosamente por todo el cuerpo, producirá el mismo efecto emocional.
(Ironic Mode off)

¡Saludos y enhorabuena por el artículo!

marialob dijo...

Hola "guitarrista", gracias por tus comentarios que ya sabes que son siempre muy bien recibidos.Me gusta lo de la grasa de barco, pero ¿no es mejor sustituirla por aceite de oliva virgen?

Sendabide dijo...

Estamos de acuerdo con Josemanuel en que un asunto importante para lo del buen humor laboral es que te guste tu trabajo.
También es interesante eso de que los compañeros de trabajo entiendan y se tomen con humor cuando alguien llega mal porque le ha ocurrido algo o está en una época de crisis. Otra cosa es la gente con mal talante, eso ya es más complicado.
Saludos a todos

Filterarrow dijo...

Siguiendo con el modo irónico encendido, tengo que reconocer que sí: el aceite de oliva también vale, pero he notado que el espesor de la grasa de barco, garantiza de una forma mucho más efectiva la positividad en el trabajo. Pero vamos, que bien untado de aceite de oliva, también se curra.......del 15
Saludos

marialob dijo...

¡Me gusta compartir estos "ratitos" de tan grata conversación!