miércoles, julio 11, 2007

Poner límites al uso de los videojuegos

Tengo un hijo de 8 años que últimamente está “enganchado” a los videojuegos. Bueno, esa es su intención, por supuesto, ya que no lo permitimos poniéndole límite a su uso. De hecho, está ahora con sus abuelos y la “maquinita”, como así la llamo yo, está bien guardada y custodiada en la vivienda familiar.

Hoy he leído en Archipiélago Noticias que los responsables del Colegio de Ópticos de Canarias han observado aspectos positivos en el uso moderado de consolas y ordenadores ya que incrementan la memoria espacial y visual.
No obstante, estos expertos indican que los adultos debemos controlar que los niños que los usan adopten una posición adecuada, es decir, que no jueguen tumbados ni mantengan la “maquinita” o se sitúen ante el ordenador a menos de 40 centímetros de los ojos. También debemos vigilar que la pantalla tenga la calidad suficiente para no producir reflejos y, por supuesto, controlar que la temática de los juegos es la adecuada para cada edad. También recomiendan que cuando los niños tienen menos de 12 años, lo adecuado es que los periodos de juego no superen los 15 a 30 minutos, con periodos de descanso de 10 minutos. Luego, a medida que el niño crece, los periodos de juego se pueden ir incrementando progresivamente hasta llegar a la hora, pero siempre realizando pausas progresivas.

Beneficios que según estos profesionales reporta esta actividad:
  • El incremento de la coordinación mano-ojo
  • La mejora en la velocidad de percepción
  • El desarrollo de la memoria visual y espacial
  • La mejora de problemas oculares como el estrabismo o el ojo vago.

Efectos negativos que nos podemos encontrar ante su uso indiscriminado:
  • Picor
  • Ojos rojos
  • Fatiga visual
  • Dolor de cabeza
  • Sequedad en los ojos, con el consiguiente incremento del parpadeo


Para saber más sobre el tema:

3 comentarios:

Filterarrow dijo...

En casa nos resistimos todo lo que pudimos a comprarla, pero llegó un momento en que ya no se pudo hacer nada y los "reyes" se la trajeron. La primera fase fue de "enganche" total. La consola sólo se encendía el fin de semana. Ahora, casi 7 meses después de uso, el "enganche" ha disminuido notablemente. De cualquier manera su uso lo seguimos teniendo restringido

marialob dijo...

Hola Fil..., pienso que independientemente de que se cansen de lo que ya no es nuevo, las edades influyen para el "enganche"; Mi experiencia es que cuando ya superan los 12 años se enganchan más al messenger.

Mendi dijo...

No sé donde leí que lo peligroso de los contenidos de los videojuegos, no es que sean especialmente violentos, sino que esa violencia sea ejercida impunemente: estimula el sadismo.

No es lo mismo que un niño juegue a un juego de lucha (tipo Street Fighter, ni idea de los que habrá ahora) en el que tu personaje da y recibe mamporros...a otros juegos en los que torturar, maltratar o asesinar forman parte de la diversión, sin que estos "pacientes" puedan defenderse y responder a la agresión.

Soy desde niño aficionado a los juegos bélicos (de estrategia y recreación histórica), y no conozco a nadie que odie tanto no ya las guerras, sino las militarancias y las militaradas. Sobre el tema de los videojuegos se han dicho muchas simplezas, me figuro.

Nu se, supongo que como todos los temas pedagógicos, es complejo. Lo que está claro es que si un niño rebana en lonchas a sus viejos con una katana, no es por un videojuego, es que está como una regadera.

En cuanto al desarrollo de ciertas capacidades del niño (atención, coordinación...) no me cabe ninguna duda. Sin abusar, claro, que la realidad está ahí afuera.