jueves, diciembre 14, 2006

Comunicado de la Presidenta del Observatorio Contra la Violencia Doméstica y de Género

Hoy es un día para comunicados y manifiestos. Espero que desde mi humilde blog pueda ayudar a su difusión.


La Presidenta del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género y Vocal del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Montserrat Comas, manifiesta su total disconformidad con las opiniones vertidas por la Juez Decana de Barcelona, Sra. Sanahuja, realizadas en el día de ayer con motivo de la presentación de un libro y recogidas en el diario El Mundo.
Doña Montserrat Comas respeta el derecho de la Sra. Sanahuja a expresarse libremente, ya que está amparada por el derecho a la libertad de expresión. Sin embargo, sus declaraciones no dejan de ser criticables, máxime cuando las realiza en su condición de Juez Decana de Barcelona y en esta condición se transmiten a la opinión pública, lo peor es que algunas de esas manifestaciones son falsas por lo siguiente:
Es falso que los Jueces no garanticen la presunción de inocencia a los denunciados por delitos de violencia de género. La Ley de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género -aprobada por unanimidad en el Parlamento- no ha introducido ningún Estatuto procesal distinto a estos denunciados en relación con los imputados por otros delitos. Los jueces aplican las mismas garantías constitucionales y legales a todos los denunciados por delitos distintos.
Es falso que los Jueces estén condenando sin pruebas. De acuerdo con cifras estadísticas del CGPJ, referidas a asuntos penales ya enjuiciados. Los Juzgados de lo Penal, por delitos de violencia de género, dictaron, entre junio de 2005 y junio de 2006, 8.495 sentencias, de las cuales el 39 por ciento -3.273- fueron absolutorias. En un 34 por ciento -2.889- la condena se produjo por sentencia sin conformidad del acusado y en el 27 por ciento restante -2.333- las sentencias contaron con la conformidad de los acusados.
Es falso, y supone una ignorancia inexcusable afirmar que la mencionada Ley Integral ha introducido en el Código Penal el castigo de los actos de “mala educación” en el ámbito de la pareja. Lo que el Código Penal castiga son los malos tratos, las amenazas, las lesiones las vejaciones y el maltrato habitual. En todos los casos el bien jurídico que se protege es la integridad física y la libertad de las personas.
Asimismo, la Presidenta del Observatorio considera ofensivo para las víctimas de violencia de género que la Juez Decana de Barcelona afirme que “hemos causado un gran dolor a un montón de hombres” –con la aplicación de la Ley Integral- teniendo en cuenta el número de víctimas que la violencia de género se ha cobrado en estos últimos años. Sólo en 2006, el año que estamos a punto de concluir, 62 mujeres han perdido la vida a manos de su pareja o ex pareja.
Las personas con responsabilidades públicas tenemos el deber de ser prudentes, ecuánimes y justas a la hora de hacer declaraciones, máxime cuando se ejerce un cargo institucional, en representación de otros Jueces.
Montserrat Comas d’Argemir i Cendra
Presidenta del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género
En Madrid, a 13 de diciembre de 2006

2 comentarios:

Filterarrow dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con quelo de la violencia contra las mujeres es sencillamente penoso y lamntable, pero por otro lado, las declaraciones dela Jueza Decana de Barcelona, no me parecen tan graves, por lo menos cuando dice que “hemos causado un gran dolor a un montón de hombres,con la aplicación de la Ley Integral".

Quiero decir que, hoy día, si le doy con un palo en la cara a mi mujer y le rompo un diente, he cometido un delito.
Si por el contrario, es mi mujer la que me da con un palo en la cara y me rompe un diente, ha cometido una falta.

Estando absolutamente de acuerdo en que hay que hacer algo respecto a la violencia de género, creo que este no es el camino. Existe una indefensión en contra del hombre evidente en este distinto trato procesal.
El Derecho Penal castiga conductas realizadas por personas, no conductas realizadas por personas de sexo masculino o femenino o por personas de raza negra o de religión musulmana. Sólo conductas humanas.

Creo que este distinto trato ante iguales conductas, sencillamente no es justo. Una simple denuncia falsa por cualquier mínima discusión conyugal, coloca en la actualidad a cualquier varón en una situación muy jodida.

marialob dijo...

Y ¿tienes constancia de que se aplican distintas penas para un mismo delito según sea mujer u hombre quien lo comete?, porque si es así nuestro sistema judicial no funcionaría.
Gracias por tu opinión.