miércoles, junio 13, 2007

Los distintos estilos paternos según la escritora argentina Ana von Rebeur

1. Padre posesivo
Es el que cree que sus hijos siempre son bebés incapaces de manejarse solos. Le regala un celular al hijo para controlar dónde está y lo pasa a buscar a la salida de la universidad. Cuando el hijo le dice: “Pa, dejame, que puedo solo”, el padre le dice: “Vos sí, pero yo no”.Cómo curarlo: regalarle un perro.

2. Padre amigote
No quiere que le digan “papá”, sino “Quique”, porque el término “papá” lo hace sentir viejo. Busca la admiración de los amigos de su hijo, sin medir que convirtiéndose en un amigo más, su hijo se queda sin padre. Cómo curarlo: decirle que va a ser abuelo.

3. Padre autoritario
Poco afectuoso y comunicativo, sólo quiere que le teman. Averigua qué quiere cada uno de sus hijos, para hacer lo contrario. Lo que logra es que todo el mundo haga lo que se le dé la gana, pero sin que se entere papá. Cómo curarlo: contarle que desde hace diez años los chicos se escapan por la ventana cuando él no los deja salir.

4. Padre Peter Pan
Se la pasa comprándose juguetes como esquíes, camionetas, motos, kayaks, filmadoras. A sus hijos los usa para jugar al fútbol, y después los echa. No soporta llevarlos al médico ni puede retarlos. Quiere que la esposa lo atienda sólo a él. Cómo curarlo: decirle que, si no atiende a su hijo, se va a la cama sin postre.

5. Padre negador
Egocéntrico y encerrado en sí mismo, supone que es el padre perfecto. Quien diga lo contrario imagina cosas o se volvió loco. Suele tener barco, porque eso lo mantiene lejos de casa. El que le reclama algo, es un amargo. Si lo tratan de insensible, se ofende y dice: “Me ofendí... ¿Vieron qué sensible que soy?”. Cómo se cura: pidiendo otro padre en adopción.

6. Padre todopoderoso
Nadie educa a sus hijos como él. Sabe lo que les conviene, lo que les gusta y lo que les va a pasar. Quiere que su hijo-ratón-de-bibliotecas se dedique al rugby y que su hija-campeona-de-tae-kwon-do estudie tejido. Cómo se cura: diciéndole que la comida que hizo él estaba tan rica que se la dieron al perro.

7. Padre Homero Simpson
Quiere comer, dormir, divertirse y esquivar las responsabilidades, especialmente las que tienen nombres propios y piden plata. Lamentablemente, sus hijos también suelen querer comer, dormir, divertirse y esquivar responsabilidades, especialmente las llamadas “nietos”.Cómo se cura: llamando al señor Burns.

8. Padre seductor
Aparenta ser muy seguro de sí mismo, pero por dentro es un flan. Cree que su familia es un desastre y él es una joya desperdiciada. Seduce a sus hijos para que hagan lo que él quiere y, cuando lo hacen, los critica porque lo hicieron mal. Cambia seguido de esposa y de novia, pero no puede cambiar de hijos. Entonces se encariña con hijos ajenos a quienes cree geniales, y que le sirven de reemplazo cuando sus propios hijos lo decepcionan.Cómo se cura: huyendo de casa.

9. Padre obsesivo
Los padres obsesivos no sienten, piensan cómo arruinarles la vida a sus hijos por su manía de querer que las cosas se hagan de una sola manera sin aceptar otros estilos. Tienden a adoptar rituales absurdos como “los viernes a la noche toda la familia debe comer pizza y hacer una sesión espiritista” o “todos los domingos jugamos al rummy”.Cómo se cura: explicándole que uno prefiere quebrarse un hueso a quebrarse las ganas de vivir.

10. Padre ausente
El más común de todos: puso la semillita y se fue. No entiende nada de la paternidad y no quiere saber nada con ella, porque supone que es un lío de pañales sucios, boletines llenos de rojo y chicos que lloran por cualquier cosa. Claro, lloran porque no tienen padre. Suele inventarse actividades que lo tengan fuera del seno familiar, como el andinismo, el buceo o el parapente. Como se cura: sugiriéndoles a los hijos que se cambien el apellido.

3 comentarios:

Piumpium dijo...

Eso hace que cualqiquier padre se busque en esta lista...no me encuentro...sere un pader amigote-autoritario-peter pan-homer simpson y seductor al mismo tiempo?
Creo que es posible.

marialob dijo...

¿por qué no?, lo importante es que seas un "buen" padre.

Anónimo dijo...

Como todo en la vida, en el medio estaría la virtud. La falta de valores, de respeto y de educación que tienen muchos de los jóvenes de hoy se debe, en buena parte, al "pasotismo" de sus padres, que creen que hay que darle toda la libertad posible a sus hijos, y así nos va. (que se lo pregunten a los profesores)

Conrado.